24/09/2012 by cc_admin

Agosto 2012 | Arte y Escultura | Rose Cromwell

Este taller fue inspirado por la Pintura Congo del Taller Portobelo y por el mural de tapitas recicladas realizado por Donna Conlon. Los jóvenes se deleitan al tener la oportunidad de crear algo bello a partir de objetos cotidianos, especialmente con los que ya estaban categorizados como basura. Al principio, recogimos botellas de plástico desechadas y las pegamos. Los niños aprendieron a hacer papel-maché y con esto cubrimos las botellas. Luego de pintarlas, los jovenes las cubrieron con espejos, escarcha, cuerdas de colores, y las tapas de las botellas que habían convertido en flores. Esta actividad les enseñó que a pesar de tener pocos recursos y materiales simples, si usan su creatividad, es posible hacer hermosas piezas de arte. Esta actividad sirve como metáfora que nos parece importante compartir con la juventud. Aunque estes partiendo de la nada, cuando existe una visión y una imaginación muy abierta, cualquier cosa es posible.