14/04/2015 by cc_admin

Un sueño hecho realidad: ¡una cancha multiuso en Buena Vista!

Nota: Esta entrada fue extraída del artículo original en la página web de Courts for Kids. Lea el post original aquí.

El 19 de marzo de 2015 un grupo de estudiantes de la Escuela de Educación de la Universidad de Oregon viajaron a Buena Vista para trabajar junto a la comunidad la construcción de una cancha multiuso gracias a una alianza con Courts for Kids, una ONG internacional que conecta voluntarios con organizaciones y comunidades locales para construir canchas en áreas económicamente desfavorecidas. ¡Mil gracias a Aníbal por liderar este gran proyecto!

Por Anibal Cárdenas, director de Panamá para Courts for Kids

Era casi la medianoche cuando llegamos a la comunidad y nos sorprendió ver un grupo de personas de la comunidad esperándonos con fuegos artificiales, sonrisas y abrazos.

En la mañana disfrutamos de comida típica panameña en la comunidad y nos preparamos para trabajar en la cancha que la comunidad ya había empezado a construir. El grupo conectó muy bien con la comunidad, ganándose su confianza rápidamente. Sí hubo retos culturales dado que 13 de los 16 integrantes del equipo eran mujeres, pero se demostró sin dificultad que las mujeres pueden trabajar tan fuerte como los hombres.

También se presentaron otros retos que logramos superar y probaron la paciencia del grupo, como por ejemplo la hormigonera que no funcionaba, un fallo en el suministro de agua en la comunidad y retrasos en el horario por la “hora panameña”. A pesar de los retos y los retrasos, trabajamos extra fuerte, incluso hasta tarde en la noche con linternas de cabeza. La última jornada duró 15 horas porque tanto el grupo como la comunidad querían terminar la cancha a tiempo. Y así, en nuestro quinto día de trabajo, ¡terminamos la primera cancha de Courts for Kids en Panamá! La alegría y emoción abundaban y tanto los miembros de la comunidad como el grupo de estudiantes voluntarios se fueron a dormir esa noche con una gran sonrisa en sus rostros.

Además del trabajo en la cancha, hubo varias oportunidades de convivencia. Los panameños le enseñaron al grupo de estudiantes algunos bailes tradicionales, incluyendo un baile congo que se enseña de generación en generación en honor a su herencia africana. Luego, los estudiantes le enseñaron a la comunidad como bailar el Cha Cha Slide.

En medio del proyecto, se celebró el segundo aniversario del establecimiento de la comunidad en Buena Vista con bailes tradicionales de los jóvenes y palabras inspiradoras de líderes comunitarios. La celebración culminó con un partidazo de fútbol épico.

El día después de terminar la cancha, el grupo hizo un merecido recorrido por la ciudad de Panamá (vieron el Canal de Panamá, el Causeway y el Casco Viejo). Pudieron apreciar la gran brecha de riqueza que existe en el país. Hicimos un contraste entre las dos realidades que se viven en Panamá.

La inauguración de la cancha fue hermosa. Habían niños por doquier jugando y disfrutando de la cancha. Jugamos juegos, compartimos bellas palabras entre los líderes del proyecto y los miembros de la comunidad, comimos dulce juntos y luego se fue a la luz justo a tiempo para los fuegos artificiales y apreciar el cielo lleno de estrellas. ¡Esperamos que un presagio para las futuras estrellas deportivas que saldrán de Buena Vista!

Estamos supremamente agradecidos con Quest Foundation y los demás patrocinadores quienes hicieron posible este proyecto.