27/10/2017 by cc_admin

COMUNICADO

Aproximadamente a un año y 4 meses de habernos trasladados a buena vista, no podemos iniciar nuestras actividades con regularidad debido a la mudanza de moradores del antiguo albergue de Coco Solo al corregimiento de Buena Vista; las grandes dificultades que presenta la organización debido a la transición:

  • No contamos con espacio físico para atender a los niños dentro de la comunidad
  • No contamos con recursos económicos
  • Poca atención por las autoridades locales

Debido a las diferentes necesidades decidí como Director Comunitario poner a disposición mi residencia para lograr implementar algunas actividades que desarrollaba la organización como las tutorías que en estos momentos se ofrecen de lunes a sábados, atendiendo una población de 85 niños/as de primaria y secundaria, a su vez se apoya en asignaciones escolares en el idioma inglés.

Es importante señalar que los niños y jóvenes que atendimos anteriormente en Coco Solo, hoy día el 50% ha bajado su rendimiento escolar.  Nuestra preocupación es enorme, requerimos reiniciar los diferentes programas que ofrecía de forma integral la organización anteriormente. En estos momentos no se ofrecen de forma completa debido a las necesidades que citamos al inicio.  Consideramos que la transición  a provocado en nuestra juventud aptitudes no productivas, mucho tiempo para el ocio y actividades que no contribuyen al fortalecimiento social y cultural.  Al no contar con espacios dentro de la comunidad en donde se ofrezcan oportunidades para esta población; tristemente no tendremos una juventud empoderada y capaz de construir un mejor panamá.

Como Director Comunitario he organizado reuniones y varios acercamientos con la policía nacional (sede Buena Vista), padres de familia y docentes de la zona escolar con el propósito de involucrar en los planes que desea implementar la organización en esta comunidad.  Pana nuestra organización es importante que se pueda contar con la ayuda para dar respuesta a todas las necesidades que afectan a la juventud del sector; esto no lo podemos lograr sin el apoyo de la comunidad, gobierno, empresa privada y organismo internacionales que anteriormente prestaban su apoyo económico, cultural y profesional.  Esperamos contar con toda su ayuda en este proceso de cambio.

Pastor Michael Brown